miércoles, 10 de abril de 2013

El pulpo y su pesca




                        El pulpo y su pesca



                                   pescapulpo2

DESCRIPCIÓN

Los ocho brazos de los pulpos cuentan con ventosas pegajosas y convergen en el cuerpo del animal; en su punto de convergencia presentan la boca provista de un pico córneo. En la cabeza se alojan los ojos, muy desarrollados, el cerebro y tres corazones, dos de ellos bombean sangre a las dos branquias y el tercero al resto del cuerpo. En el manto se ubican el resto de vísceras, como el depósito de tinta que emplean para escapar de sus depredadores; también cuentan con un sifón, el cual a diferencia de los calamares, puede cambiar de dirección, con el que expulsa una gran cantidad de agua, impulsándose así a gran velocidad.

Cada uno de sus brazos se conecta con un cerebro pequeño que depende del principal y que los usa para controlar sus brazos.
Los pulpos más pequeños, como el pulpo de anillos azules que vive en Australia, alcanzan tallas de unos 15 cm. El pulpo común Octopus vulgaris puede alcanzar los 3 m de largo y 12 kg de peso. Las especies más grandes llegan a los 6 metros y los 70 kg, como Haliphron atlanticus y Enteroctopus dofleini.

Los pulpos tienen tres corazones: dos de los corazones llevan la sangre sin oxígeno a las branquias (que son los órganos respiratorios mediante los que se realiza el intercambio de gases) y el tercero transporta la sangre oxigenada al resto del cuerpo. El color azul de la sangre se debe a que los pulpos, sepias y calamares utilizan hemocianina en lugar de hemoglobina como molécula transportadora de oxígeno; la hemocianina contiene cobre en lugar de hierro, por lo cual tiene color azul.



HÁBITAT Y REPRODUCCIÓN

El pulpo habita zonas que abarcan desde la misma línea de costa, en la zona intermareal, hasta el borde de la plataforma continental (200 m aproximadamente). Se le puede encontrar en muy diversos tipos de ecosistemas y estructuras del fondo tales como zonas rocosas, grietas, arena o zonas fangosas. No soporta mucho las temperaturas inferiores a los 7 "C o superiores a los 33 "C, con un óptimo situado en torno a los 16-1 7 "C. Según las regiones, la salinidad de las aguas en las que vive varía entre 32 y 40 %.
Su fecundidad oscila entre 100000 y 400000 huevos por hembra dependiendo del tamaño de ésta. Los huevos son pequeños (25x1 mm aproximadamente) y forman racimos. Las hembras los adhieren a oquedades rocosas o a otros tipos de substratos y cuidan de la puesta hasta su eclosión.
La reproducción ocurre a lo largo de todo el año, aunque se presentan dos estaciones bien definidas, primavera y otoño.
La duración del desarrollo embrionario depende de la temperatura (de 20 a 25 días a 25 "C, 125 días a 13 "C). Su crecimiento es muy rápido y pueden llegar a pesar entre 2.5 y 4.5 Kg en un año, según la temperatura. Alcanzan a lo sumo dos años de edad.
La talla de madurez sexual para los machos ocurre a los 10.5 cm, mientras que en las hembras es a los 11.3 cm.
Los machos son mas pesados que las hembras a una talla dada. 
 Las fluctuaciones en la abundancia están influenciadas por el esfuerzo pesquero y por las condiciones climáticas
Cuando el agua de mar superficial alcanza los 20-22 ºC de temperatura se produce un aumento relacionado con la reproducción.



ALIMENTACIÓN Y COSTUMBRES

El pulpo común (Octopus vulgaris) es de dieta principalmente carnívora basada en peces, crustáceos (sus favoritos) y moluscos. En Galicia, los marineros dicen que año que hay mucha nécora y centolla, año que hay poco pulpo, aplicando el axioma en caso contrario.
El canibalismo juega un papel importante en su alimentaron, acentuándose durante los periodos próximos a la reproducción.
El pulpo es un animal generalmente solitario y territorial, de forma que cada individuo posee su propia madriguera. Únicamente en los periodos reproductivos los individuos de esta especie se agregan para la fecundación, tras realizar migraciones hacia aguas someras.
El pulpo es un animal curioso, con tantos depredadores como víctimas. Su reacción es siempre imprevisible, pero, normalmente aplica la cautela. Esto es posible comprobarlo cuando, bien en una poza dejada por la marea u otro espacio marino de poca profundidad, nos topamos con un pulpo. Normalmente no hace nada en un primer momento, y suele permanecer a la expectativa, observándonos con sus grandes ojos que mueve en todas las direcciones.
Suele cambiar de color, volumen y forma, con la piel rugosa, encrespada, lisa etc., o introducirse piedras y arena en el capuchón que forma la cabeza para aparentar más tamaño.


No es un gran nadador; y sólo nada cuando se desplaza bruscamente o huye de algún peligro, pero nunca grandes distancias. Prefiere reptar por el fondo, donde busca alimento y cobijo en los agujeros y grietas abiertos entre las piedras, aunque tampoco es infrecuente encontrarlo camuflado entre las algas.
Es un cazador oportunista y con escasos patrones fijos de conducta. Tendremos esto muy en cuenta si pretendemos cazarlo.
Las pesquerías importantes de cefalópodos se localizan a lo largo de la costa Atlántica oriental, Mar Mediterráneo, aguas japonesas, la costa norte de Chile y Venezuela. 
Los nombres oficiales empleados para identificar esta especie en países como España, Portugal, Inglaterra y Francia son pulpo común, polvo común, common octopus y pieuvre, respectivamente.


 SU PESCA

El pulpo representa una de los platos más típicos de nuestra gastronomía,por lo que soporta un gran esfuerzo de pesca. Se captura a lo largo de todo el año con las artes más variadas, pero sobre todo con nasas y arrastre; también por ensarte con "fisga " o "tridente", no siendo raro ver continuamente a pescadores fisgando entre las oquedades formadas por las rocas , en busca de algún ejemplar.

La época del año, con mayores capturas en número y tamaño, es desde mediados de septiembre hasta principios de noviembre. En los meses de julio y agosto también obtendremos buenas capturas, pero siendo estas menores en número y tamaño a la de los meses siguientes.

El horario de mayor actividad es el comprendido entre el amanecer ( orto ) y las dos ó tres horas posteriores al mismo y al anochecer ( ocaso ) y sus dos horas anteriores. Esta pesca, también se puede practicar con éxito durante toda la jornada, pero realizando capturas en menor medida.


Existen mil formas de capturarlo, pero las más empleadas por el pescador deportivo son las siguientes:

Pulperas para Cebo Natural FinasLa potera lastrada

Consiste en una potera lastrada que se esconde bajo un trapo blanco. Su modo de empleo es bien simple: sólo debemos introducirla con cuidado por las grietas entre las rocas o bien pasearla con suavidad por el fondo, y es muy útil a “pulpo visto”. Está técnica se ejecuta a mano, y, en vez de sedal, utilizaremos un fuerte cordel.


Peces para el calamar

No olvidemos que el pulpo, como cefalópodo que es, “picará” sin reparos a todos los artificiales concebidos para esta familia de moluscos marinos. Nos referimos a las guadañas y a los modernos peces para calamares y sepias.

El problema que plantea esta pesca con sedal, es que el pulpo se encuentra siempre en el fondo, nunca nadando entre dos aguas. Y si el lecho es de roca, tan pronto abrace el señuelo, se pegará con sus ventosas y romperá nuestro aparejo sin que podamos moverlo. Por tanto, sólo será realmente efectiva esta pesca en lechos blandos, de arena o fango, donde no encuentra sujeción.


La pulpera





Esta arte de pesca está compuesta por una cuerda ó cabo, de aproximadamente quince metros, una tabla que pintaremos o cubriremos con una tela de color blanco, de unas dimensiones ( +- 15cm x 10 cms ) parecidas a la de la foto, a la cual se incorpora una placa de plomo ó varios plomos de los que utilizamos para la pesca al lanzado, para que tenga peso y se hunda fácilmente. Ataremos también dos ó tres anzuelos grandes, colocándolos en la misma posición que en la foto.


Pulpera comercial
Con la ayuda de unas gomas elásticas , situaremos el cebo por la zona en la que se encuentran los anzuelos. Los cebos que mejor resultado dan son, con diferencia, la sardina y la pata de pollo. Estos cebos darán el olor suficiente, para atraer a nuestra presa, que si bien se siente atraída por el olor , el color blanco de la tabla es lo que más les atrae y les hace atacar, amarrándose con sus tentáculos a la misma, quedando clavado el pulpo por los anzuelos.
Debemos introducir por encima de las rocas del espigón y cerca de las cuevas o grietas la pulpera, dejando que la corriente la mueva de un lado para otro. Esperamos, siempre observando la tabla blanca, para evitar enrroques que nos hagan perder el aparejo. Cuando observemos que el blanco se torna oscuro ó sintamos un peso excesivo, nos indicará que el pulpo ha tomado el engaño, en ese momento dar un tirón fuerte para clavarlo y recoger deprisa hasta sacar la captura fuera del agua. Debido a la agresividad y voracidad del pulpo un par de intentos en cada roca será suficiente, ya que si no obtenemos picadas rápidamente es que no hay pulpo en ese lugar y debemos avanzar por el espigón probando en otros sitios. Si el pulpo está por donde paseamos nuestro engaño su ataque será fulminante.

Caña de lanzado

Si pescamos pulpos con cañas de lanzado y cebo natural, resulta habitual que el pulpo ataque nuestro cebo, sobre todo si éste es de cierta talla. Son auténticos devoradores de cangrejos y nécoras, también es válido un trozo de pescado.




La vara cebada

Este curioso y desconocido método de pesca para muchos se practica en el norte de España desde tiempos inmemoriales, solamente se necesita una costa pedregosa y las mareas.
El método consiste en una vara de 1.5 m. de largo a la cual ataremos en un extremo una redecilla con cebo, preferiblemente sardina, también es necesario disponer de un gancho para pulpos.

  


Aunque es un método de aplicar, como todo requiere una técnica muy depurada para obtener buenos resultados. Se tiene que empezara pescar en bajamar y se puede dependiendo de las mareas seguir pescando hasta la primera hora que empieza la pleamar. Consiste en introducir la vara en los orificios que quedan inundados cuando se retiran las aguas  y esperar un poco, cuando vemos que la vara empieza a moverse y tenemos la sensación de fuerza en el otro extremo tenemos un pulpo, habitualmente el pulpo se adhiere a la caña pero continua pegado a la roca, entonces hay que ir sacando con mucho cuidado la vara, muy despacio para conseguir que el pulpo cebado con la sardina se suelte de la roca y venga con la vara, hay que tener preparado el gancho y siempre sin movimientos bruscos y de abajo hacia arriba clavar el pulpo. También es habitual capturar con este método cangrejos grandes y nécoras.




Una vez capturado, debemos matarlo cuanto antes, evitándole sufrimientos inútiles o que se nos escape, lo que hará muy probablemente si lo dejamos vivo. La forma más efectiva y rápida consiste en clavarle un cuchillo entre los ojos. En ese punto convergen sus terminaciones nerviosas más importantes y algo así como tres corazones primitivos dispuestos en triángulo que bombean una sangre que, -por no poseer hemoglobina- se vuelve, en vez de roja, de un color azul oscuro al contacto con el aire.
Si no tenemos un cuchillo, podemos meter los dedos por debajo del capuchón que forma la cabeza y darle la vuelta como un calcetín o, como hacen muchos profesionales, morderle entre los ojos. Lo malo es que, si no se está muy familiarizado con este animal, este eficaz método da un poco de asco y se corre el riesgo de no matarlo y acabar con sus ojos en la boca, lo que puede dar más asco todavía.

9 comentarios:

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!

Asturpeskin dijo...

Muchas gracias amigo me alegro que te haya gustado.

Alejandro Romero dijo...

Buscando, buscando, he dado con este artículo. Me ha parecido EXCELENTE. Gracias por este gran aporte.
Saludos.

Pensando En Peces dijo...

Gracias Satu
Buen aporte

EsPesca.es dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
EsPesca.es dijo...

Muy buen post, información de calidad, para los que quieran comprar alguna pulpera recomiendo esta: Pulperas baratas

un saludo compañeros

juan retos dijo...

Muy bien

falo dijo...

Hola, buenos dias:
En relacion a la pesca del pulpo, veo que toda la informacion publicada sobre cupos, habla de dos ejemplares de 1 Kg. por licencia y dia. Pues bien, este dia buscando informacion sobre el tema para aclarar un debate de pescadores, veo en un Boletin Oficial del Principado de Asturias publicado, que durante los meses de Julio, Agosto, Septiembre y Octubre, de 2.017, se permite la captura de tres ejemplares de 1 Kg. por licencia y dia. Alguien sabe si esta norma esta en vigor o a sido anulada, etc., etc.....
El B.O.P.A. donde esta publicado, es el nº 288 de 14-12-2.016.
Gracias, un saludo y felicidades por el post.

Asturpeskin dijo...

La normativa de carácter general permite sólo la pesca de dos ejemplares de más de un kilo de peso por licencia y día con un cupo máximo de 5 kilos.
Con carácter experimental, dentro del cupo máximo de 5 kilogramos por licencia y día, se permitirá la captura de tres ejemplares de pulpo con un peso mínimo de 1 kilogramo por pieza, para los pescadores recreativos con licencia de costa, durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre de 2017.